miércoles, 7 de octubre de 2015

El abismo

Si asomándome a tu abismo

descubro que la vida es sólo esto,

un puñado enorme de trampas

un gigantesco desierto.

¿Por qué no arrojarme

y sentir la caída?

Pues es dolor haría

¡Sentirme aún con vida!



Si tus embustes hicieron

revivir a este fantasma

que yacía en los recuerdos

que moría en abandono.

¿Por qué no sentir el engaño

como feliz agonía?

Pues conocer la verdad haría

¡Sentirme aún con vida!


7 comentarios:

Rosa dijo...

Agradezco haberte conocido, porque ahora sé la exacta diferencia entre el bien y el mal.

angelcifu dijo...

resplandece...con ecos de lope de vega, de los clásicos. Qué cosa más bella de versos, de mensaje...
Me emocionó, qué lindo!

salud amiga))

Rosa dijo...

Muchas gracias angelcifu por dejar tus huellas en este pequeño espacio. Saludos!!!

Igor dijo...

A veces pienso lo mismo. Que el dolor, que lo extremo nos da un soplo, de vida. Como una rebelión de último segundo.
Saludos.

Rosa dijo...

el abismo... una decisión extrema que hunde o eleva!
Saludos Igor!

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

¡Precioso poema Rosa!El dolor nos hace sentir vivos porque tememos perderla o ir quedando acobardados tras un desengaño. La vida hay que vivirla con intensidad.
Un abrazo en mi sexto aniversario de blog.

Rosa dijo...

GRACIAS SOR CECILIA Y FELICIDADES!!