jueves, 10 de febrero de 2011

Vaguedad (microcuento)


De la humeante taza de café brotaban estelas danzantes que se diluían en el espacio de la habitación.
   Por la ventana veía la gran cantidad de chimeneas que exhalaban un blanco humo que retorciéndose al compás del viento sur se perdían en un cielo gris.
   Corrió los vidrios, cerró los ojos y concentrándose, se fue tornando un sutil hálito que se escurrió por la abertura y se dejó mezclar con todos los vapores circundantes.

7 comentarios:

albordedelabismo dijo...

Muy bueno! Sabes expresarte muy bien, me gustó

Isamonalisa dijo...

Me encanta el café!

Y tu texto también me ha gustado, me ha dado la sensación de que era yo la que estaba asomada a la ventana.

Besos!!

Rosa dijo...

Gracias albordedelabismo... saludos a ti!!!
Isamonalisa: justamente una mañana de café surgió el micro, jejeje! Besos!

incal dijo...

de lo micro a lo macro :nada se pierde,todo se transforma...

saludos.

Igor dijo...

Todo está relacionado, hasta los suspiros.
Bueno micro, la verdad.
Saludos.

Rosa dijo...

Sí incal!!! desde lo mínimo uno se va trasportando a lo máximo... no es genial?

Rosa dijo...

Gracias Igor por dejar tu huella en este micro. Besos!