sábado, 20 de agosto de 2011

Detenerse


Detenerse
y no seguir como la rueda,
girando sin sentido certero.
Un sendero, un trecho
de serpenteo constante al borde del abismo,
un silencio inmutable,
un instante que nos traslada hacia el interior…
Preguntas…

Detenerse
Y poder comprender
el espacio en que yace la penumbra,
media luz de faro
que tiende al final pero que resurge,
semejante a cenizas
que se tornan ave.
Realidades…

Detenerse
y elegir el rumbo
sin ahogarse en sangre.
Desandar los huertos
cavilar los signos,
estar poseído de un manto
plateado, tal como luciérnaga.
Existencias…

miércoles, 17 de agosto de 2011

Rosa


Como una gota de rocío
que deja la noche
Así llegaste…
Al despertar, con la primera luz
te sentí…
Acariciabas mis pétalos
rojos, aterciopelados,
y hacías desprender de mi, 
el perfume de la mañana.
Recorriste mi tallo
sigzagueante, con cautela
esquivando mis espinas…
                         ¡Parecías querer morir en mis raíces!
Pero el viento
                     hechicero,
te arrancó.
Y sin poder decirnos un adiós,
   te separó de mí.


lunes, 15 de agosto de 2011

De colores


Despertará el ocaso un día la aurora
o abrirá el sol con su alborada
como si fuesen ventanas
de par en par las miradas
que despierten moribundas
en busca de luz sagrada

Un día el ocre renacerá
como aves en gran delirio
o el cielo  póstumo se abrirá
mostrando solo espejismos
de pájaros que revolotean
en busca de nidos tibios

Un día la muerte será sueño
que nos traslada hacia la vida
en grandes campos de ensueño
serán ramales de néctar
que recorran los apeaderos
como sangre por las venas

Y despertarán las esperanzas
no habrá velos en la noche
y esa luz como alabanza
vendrá a envolver los magines
con sus alas de colores
para que al fin resuciten

Día y noche, gran dualidad
como sueño y despertar
desafiantes a la realidad
ese día serán la misma brasa
que en el fuego de Morfeo
 develarán todas las farsas.








martes, 2 de agosto de 2011

Soneto del Paraná - II


Allá en la barranca, quizás destino,
un río en su cauce cordial, atento
despeja de dudas y de lamentos
con verdes ondas que abren caminos.

Cuchillas, lomas y un peregrino
habita los campos, es su sustento
grita un sapucay prodigioso y lento
costumbre ancestral del pueblo genuino.

La luna pasea entre remolinos
un ave en vuelo corta el nacarino
y envuelve sutil este firmamento

poblado de estrellas que arrulla el viento
y acerca aromas, que son su talento
cardos, aromos, azahares y lino.

lunes, 1 de agosto de 2011

Algún camino


Recorro algún camino.
Me acompañan las aves
planeando la mirada
entre los pastizales
que acunan la tierra,
y esas líneas que marcan
promisorios sembradíos.
A lo lejos una blanca casita,
alerta entre campos dorados
aquí, una espada de asfalto
corta la tierra soñada.
El cielo se extiende,
incansable
y colma el tiempo de promesas.
Puedo latir la tierra dentro del alma 
y sólo soy  
un ínfimo detalle del paisaje.