miércoles, 2 de enero de 2013

Aves


Diáfana silueta acercándose en penumbras
halo esencial  que la envuelve
dilatando el ínfimo espacio
que separa nuestros cuerpos alados.

Lámina de seda cubre la piel
detallando minuciosamente las formas,
el caudal de nuestros deseos
se concentra en el suave movimiento.

Posturas místicas que accionan
el sensual sentido de la armonía,
los ojos ingresando en el alma
provocan la mágica creación.

El aire sucumbe en melodía
la energía busca el gran caudal,
 
transformándonos en luz
 
volamos en viaje sin regreso.
                    R.R.

5 comentarios:

Teyalmendras dijo...

Perfecta metafora... de un amor puro, libre como las aves.

Tanto en tan poco...

Saludos ;)

Juan Pardo dijo...

Hermoso mundo , transido de magia el que reflejas en tu blog , sin duda un lugar para soñar.T invito a seguir el mío.

Rosa dijo...

Gracias Juan por tus palabras y ya te estoy siguiendo. Saludos!

Rosa dijo...

Así es el amor Teyalmendras... tanto en tan poco! Besos!

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola rosa, hace mucho tiempo que no sé nada de ti, espero que estés bien.
Un bello poema, donde os invitas a viajar con la energía del espíritu a la luz.
Con ternura
Sor.cecilia