lunes, 28 de febrero de 2011

Dime luna

Quién te da esa luz para ser tan bella

Acaso un amor en ti se refleja

O es la transparencia de suma blancura

La que por las noches alumbra tu esencia



Dime luna hermosa quién te desvela

Y si es que por ello eres centinela

O acaso imaginas que en esta tierra

Hay algo deseado que impetuosa buscas

Alumbrando patios y calles desiertas



Dime luna buena, tienes un secreto

Que tus ojos mansos cubren con el viento

Y en las penumbras juegas a las sombras

Descubriendo besos de amores de ensueño



Dime dónde estabas la noche aquella

En que el cielo entero parecía una fiesta

Rayos y fulgores a diestra y siniestra

Y tú escondida entre nubes gruesas…



Quizás llorabas lágrimas de perla

Y escondías tu rostro de frágil vidriera

Ahogando en mutismo tu enorme pena

O cubrías tu faz con telas nubladas

De este gran desierto que te tiene presa



Quiero que me cuentes esa gran historia

La mística llama que por dentro llevas

La musa que incita a excelsos poetas

El rayo que abre caminos y sendas





9 comentarios:

OZNA-OZNA dijo...

¡¡¡ bellisimo poema nos regalas¡¡¡ esta asturiana te da inmensas gracias por hacernos participes de su belleza y te manda un besin muy grande.

Teyalmendras dijo...

Precioso, lo disfrute muchisimo, preciosa la luna... tan sencilla y tan profunda.
Saludos ;)

sim only plans dijo...

You a are lucky to see that where you live. Beautiful!

Ian Welden dijo...

He leído tantos poemas y odas a la luna pero nunca uno tan bello con éste.
Vengo desde Copenhague a visitarte y me encuentro con una poeta de armas tomar.
Felicitaciones con mi admiración,

Ian

Guille dijo...

Ah que bonito! me ha encantado leerlo estimada Rosa, yo creo que si la Luna nos pudiera contar de donde le sale tanta hermosura nos diría de que es porque tiene a alguien que la ama, el Sol mismo que le da su resplandor.
Muy lindo, te felicito.

Anónimo dijo...

Recuerdo un a noche…caminábamos por la playa, la luna se reflejaba en el río, de pronto corriste hacia ella en un intento desesperado por alcanzarla, te seguí, el agua te detuvo, me miraste con tus ojos llenos de lagrimas y me dijiste no pude…no pude tocarla.

Rosa dijo...

La luna... tan llena de secretos dentro de su luz!
Sí anónimo! Es inalcanzable! Pero yo soy así... persigo lo inalcanzable! Saludos a todos mis seguidores y gracias por dejar tan bellos comentarios que como siempre digo... me alientan a seguir dejando huellas!
Besotes!

Anónimo dijo...

Hace días que no pasaba a visitar tu blog, Rosa. Y me encuentro con esta belleza literaria… Cuantas cosas se han dicho y escrito de la luna, pero ciertamente, es inalcanzable en algunos aspectos. Por sus secretos …? o quizás porque queremos tomar con la mano, lo que sólo el corazón es capaz de alcanzar?
Sin lugar a dudas, escribes con el alma, a veces apretada, otras más libre.
Esa misma luna que solemos mirar, en la que las miradas se encuentran, sin importar distancias. Ella siempre está con su magnetismo irreverente, su luz mágica y su presencia muda.
Cuenta su historia, Rosa…ya no la calles; serías la indicada! Cuéntala…!!
Mi abrazo del alma desde el otro lado del mar… Gracias por tus letras! Hasta siempre.

Teresa Pelaez dijo...

Hermoso...