sábado, 29 de enero de 2011

IV

Se me incrusta el mar



                 en la piel,


mientras las aves


                               escapan


de estas manos colmadas de caracoles


que abrigan con juegos, las hojas


musitan un crepúsculo


y despiertan a las estrellas


para luego



                         pasear por mi frente


                                                                los sueños.


- Poema IV de " Poemas de más allá del mar".


3 comentarios:

Rebecca dijo...

hola Rosa,
precioso poema. me encanta todo lo que se escribe sobre el mar.
Ya te sigo^^

un abrazo de amistad^^

Jose Joel Rios dijo...

La sublimidad se puede apreciar, sin que nos escape nada. Gracias por escribir Rosa.

Rosa dijo...

Humildes gracias Rebecca y Jose Joel por su huellas en este espacio poblado de letras. Saludos!