jueves, 30 de diciembre de 2010

Mensaje para los Amigos

Gracias a todos por los buenos deseos y saludos recibidos!
Y tengo esperanza en que este 2011 nos reúna en la Paz,
El Amor y la Justicia Social!!
Besos al alma y Felicidades!!!

jueves, 23 de diciembre de 2010

¡Felicidades Amigos Navegantes!!!

Y mi deseo para quienes me acompañan en esta travesía…

“¡Que la Navidad renazca en nuestros corazones haciéndolos brillar!”



                             ¡Muchas Felicidades!

domingo, 19 de diciembre de 2010

Navidad

Nodriza amable que acunas esperanzas

A la vera de este sofá que me abraza

Viendo centellear las luciérnagas

Imágenes niñas retornan

Dando el calor de las noches mansas

Acariciando el alma…

Donde un pequeño niño me amina a renacer

martes, 14 de diciembre de 2010

Olvidos

Tu verbo en participio
ha danzado agujas blandas.
Alas con esquirlas
trascienden la nieve en aerosol
inversa
a este holocausto climático
donde padezco esporas
y maldigo las hojas
de un libro repleto de horas
de insectos, de ácaros.

Rondar la quietud
                          sintiendo,
latir la miel
y ser despojo del mundo
de a poco
                      partiendo.

jueves, 9 de diciembre de 2010

Verde

Escapé de ese plagio
ataviado de opulencias
donde una paradójica aspa plástica
parte el aire en filamentos
que componen horas, días, años.


Escapé del cerco terrenal demolido
para llegar a Natura
perder los ojos en utopías
con ansias de redimir lo perdido
y una vez allí…


Me quedé sintiendo
ese mar de espigas, aún verdes,
que ondeaban la llanura.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Hombre Sentado

Techos muy altos sugieren pisos fríos
en un caserón antiguo de pueblo chico
las siestas a media luz y
un fuerte olor a madreselvas,
comida casera y paredes húmedas.

Sensación de estar transitando
un panteón en penumbras,
paso a paso el frío ingresa por los pies,
mezclado con esa rara contención
y la seguridad que dan los seres queridos.

Un silencio y un canto triste de pájaros
un hombre gris sentado debajo del parral

las manos apoyadas en su bastón
y el cuerpo y los ojos inclinados hacia adelante
mirando a lo lejos quien sabe qué cosa

tal vez, alguna figura
dibujada en una hoja de papel
que el viento sopla y aleja cada vez más.

                                                          Escultura de Ángel Gil Cuevas

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Pequeña Aldea

El tiempo
en su tibia brisa te descubría
entre el espeso maizal
y los linares azulinos.

Ranchos y manos laboriosas
desbordaban esperanzas,
los campos arados,
las mateadas…

Una guitarra
con croar de verdes fantasmas
anunciando la adversidad,
que transformada en guerra,
sorteó la trama del fin.

Y tus habitantes,
                             esclavos de viento,
debieron escapar en silencioso exilio.
Ahora yaces disimulada en montes,
                                      perdurando…