martes, 25 de mayo de 2010

Déjame ser...

Déjame ser la luz
que ilumine tu andar
déjame ser el hombro
donde puedas llorar
                                 Déjame ser...
                             la mano que te acaricie
                           la suave piel que te cobije
                       la fuerza que empuja a tu alma
                            la calma que te serene
                           el fuergo que de calor
                          el agua que calme tu sed.
Déjame ser...
el sol que te hace despertar cada mañana
la esperanza que te mantiene en el camino
el sentido de tu vida
la senda de tu destino.
                                     Déjame ser...
                          el mar donde puedas navegar
                          el puerto donde puedas anclar
                 las estrellas que alumbran tus noches
                           la luna a la que puedas adorar
                           el aire que necesitas respirar
                          el alimento que te pueda saciar.
Déjame ser...
la huella que marcan tus pasos
las palabras que pregonan tus labios
el sudor que corre por tu cuerpo
los suspiros que irradia tu alma
la sonrisa que emiten tus ojos
el amor dentro de tu corazón.
                                                    Déjame ser todo
                      lo que te haga inmensamente feliz
                                                             y tú serás...
                                                  lo mismo para mí.

De  "Letras Vivas 2005"- Paraná, Diciembre de 2005-


domingo, 23 de mayo de 2010

Buscar luz


un sinfín de luces
me rondan
y encapsulada
caigo en tus manos


Decido con las mías
crear un poema
en tu piel
esperanzada
mientras parten las aves
en insondables viajes
buscan más luz
y tibios duraznos
de almíbares
sin siquiera abrir
una lata
ni salir de compras


sólo dejar
rodar
la
rueda
de una tonta ruleta clandestina
que transita por las noches


/como ésta/


donde pierdo tiempos
en cajones angustiados
los encuentro
los amaso, los desfiguro
y vuelven a rodar.


sábado, 22 de mayo de 2010

Intrigas


en qué lugar se rescatan
los tiempos
…………………………extraviados
quién da el vuelto (o la yapa)
        de eternas madrugadas
…………………………….delirantes

en un bolsillo una moneda
en otro, un ¡te amo!
y en el bolso sólo ausencias
en las manos, un abrigo.

¿permanencia u olvido?

dónde están los minutos
                                  que no están
dónde,
           la llovizna de esta tarde
 en que el gris remonta fuerte
                       ……….y las lágrimas……..
sólo agua
                       ………. Y tu voz …………….
sólo un eco
       - que se acerca y se aleja -
                                                 en mis oídos.

lunes, 3 de mayo de 2010

Anuncio


Reclamo tus manos
porque ya no importan
la amargura, ni la embriaguez
ni la vela nostálgica
que en las sombras cobijara
mi sombra.

Reclamo con gritos
porque aún así, soy niña
a la que no le importa maldecir
o trocar vacíos
o ese tiempo impasible
que destila pesar.


Osadía del olvido
                            que vuela errático
                                                     y desprende aromas
                            que me traen
otra vez a tus manos…

sábado, 1 de mayo de 2010

Palabras previas al viaje

Fui ganas desesperantes de un no poder ser.
Acaso, había que padecer la angustia de años de intentos, en los que dos cuerpos y dos almas luchaban por merecer el deseo insustituíble de ser padre y madre.
Llena de suturas, hormonas y experimentos, logré emerger de ese mundo de ensueños que me apresaba.
Comencé a formar un cuerpo, en el que latido a latido, se gestaban nuevas formas con ansias de nacer.
Así, con un llanto inagotable en un frío amanecer, abrí los ojos y llegué a puerto en tierra firme.
Junté experiencias, como ir atravesando un campo tentador, repleto de flores; donde los perfumes me engrandecían y a la vez me daban fuerzas.
A mi paso, pude ver crecer los limoneros más perfectos con grandes frutos lustrosos.
 Pude contar estrellas hasta el infinito y paladear los dulces más simples, que por su simpleza se tornaban pródigos.
Entre mariposas y uvas maduras, escuché historias maravillosas que me invitaban a ingresar a ese otro mundo del que nunca quise escapar.
Hubo tormentas que balancearon mis cimientos haciendo temblar mis paredes y hasta derribar algunos techos. Tuve que fabricarlos nuevamente; pero esta acción me permitió construírlos más robustos en amor.
Un día, me sorprendió la vida gestando nuevas vidas; pulsando muy adentrohermosas melodías de sollozos suaves, gateos y pequeños pasos.
Vidas plenas generan plena vida: dando energías para enfrentar esos aires que pululan por el mundo y buscan aturdirnos.
Me atrapó la noche, nuevamente contando estrellas, pero esta vez estaba sola; aunque escoltada por un séquito de duendes que despabilaban mis sentimientos.
Las mortajas rondaban entre las sombras del jardín, pretenciosas. No pudieron embaucarme. Al menos aún no.

Fui ganas desesperantes de un no poder ser...
                                                           
Hoy...

              Una                  divagando                letras.
                        historia                       entre