viernes, 15 de abril de 2016

Poema VII

Desvelada sin saberlo
quizás ese sea el motivo

En mi ritmo aún falta un latido
seguramente no hay sueños que soñar

La vigilia permanece
y las leves ideas se suman al torrente

mi savia lleva y trae sensaciones
vocales y adjetivos
mientras la noche se quiebra
desde mi omóplato oeste
hacia un norte extraviado.

                                  R.R.

4 comentarios:

Rayén dijo...

No podemos dejar de soñar y tratar de alcanzar esos sueños.
Abrazos.

Rosa dijo...

Gracias Rayen! Saludos!

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Estoy con Rayén, no podemos dejar de señor, si lo hiciésemos estaríamos muertos.
Un abrazo

Rosa dijo...

Gracia spor tus palabras siempre justas Sor Cecilia!