miércoles, 3 de octubre de 2012

NEGRO


Sutil tormento de un color temido

que de noche desmaya ante la luna

entonces reconoce su fortuna

ser un tétrico negro amanecido.

                          

Camina las calles que sin sentido

miles han sido y se vuelven una

es niño en busca de su propia cuna

peregrino habitual de lo perdido.

 

En donde coexistan noche y ocaso,

cómo encontrar el hueco más perfecto,

lejano de esas vidas en retraso

 

que trazan alboradas sin efecto,

e  imaginar de frente a este parnaso

que el errante concluye su trayecto.
                                                        R.R.
 

 

 

 

 

 

3 comentarios:

Teyalmendras dijo...

La noche y su color... aceleran emociones e invitan soñar.

Encantado de visitar tu espacio.

Besos almendrados ;)

Rosa dijo...

Gracias por tu visita! Recibo gratamente tus almendras y envío pétalos para ti!

Anastacia Esahian dijo...

Hermoso tu Blog... felicitaciones!!!!