sábado, 18 de febrero de 2012

Noche


Amo la noche
y aguardo por ella
en las horas diurnas
que son largas,
eternas
contando milímetros
en saetas que giran leve.

Amo la noche
porque es el momento
en que llegas a mí,
dulce rocío,

me envuelves en un  abrazo
entonces puedo sentir
al mundo más liviano,
perder tiempo y espacio,
crear luces
y percibirme dentro de ti.

Amo la noche
y te amo,
dulce rocío

inmortales noches con tu piel y mi hálito
fabricando historias
vividas, posibles
viajando lejos
jugando a ser felices.

Amo la noche
                       y te amo,
                                      dulce rocío.

2 comentarios:

Teyalmendras dijo...

Noches claras y soleadas... su tranquilidad invita a disfrutar con calma la propia intensidad de los momentos.

Tambien me gustan las noches.

Saludos almendrados ;)

Rosa dijo...

magia y luz de luna! Saludos!