miércoles, 17 de agosto de 2011

Rosa


Como una gota de rocío
que deja la noche
Así llegaste…
Al despertar, con la primera luz
te sentí…
Acariciabas mis pétalos
rojos, aterciopelados,
y hacías desprender de mi, 
el perfume de la mañana.
Recorriste mi tallo
sigzagueante, con cautela
esquivando mis espinas…
                         ¡Parecías querer morir en mis raíces!
Pero el viento
                     hechicero,
te arrancó.
Y sin poder decirnos un adiós,
   te separó de mí.


6 comentarios:

Pruden dijo...

Rosa, gracias por estos versos, me encanta la naturalidad con que engarzas las metáforas en tu relato y cómo, carne de tu carne, recorren tu experiencia, la savia de tu alma y alcanzan al lector con esta pasión y el dolor de la ausencia, besos

Merlys Corpas dijo...

Una maravilla ,sabia tu relacion y perfecto el verso sencillo alcanzable y profundo.Saludos un abrazo.Merlys

Rosa dijo...

Cuantas cosas lindas dices Pruden, gracias por pasar a leer estas letras! Saludos!

Rosa dijo...

Me alegra que puedan llegar a ti estas letras Merlys, saludos!

MORGANA dijo...

Rosa agradezco que te hayas hecho seguidora mía,así tengo la oportunidad de poder leer tan hermosos versos.
Ando medio ausente por eso posteo y comento lo justo.
Besos y gracias.

Rosa dijo...

Gracias a ti Morgana por pasar a leer y tomarte el tiempo de dejar tus huellas por este espacio! Saludos!