jueves, 24 de febrero de 2011

Rescate

Mi cuerpo, débil figura

corroída por el tiempo

y las pasiones no merecidas,

encuentra tu cuerpo

libre y sin miedos

que abre puertas desconocidas.



Tus manos, hojas de otoño

que caen desde el cielo

y erizan mi piel.

Tus besos, granates encendidos

que me devoran

y crean soles de miel.



Surcas mis espacios,

escalas montañas,

exploras lugares

jamás visitados.



Tu aliento recorre

mi cuerpo extasiado,

tu sombra me envuelve

y de los infiernos me rescata.



Eres el ángel sin alas

que me descubre en lo oculto,

tomas con fuerzas mis manos

y me jalas hacia la luz.



6 comentarios:

OZNA-OZNA dijo...

muchisimas gracias por deleitarnos con tan magna belleza de poema, un besin muy grande de esta asturiana.

Anónimo dijo...

Ternura…Pasión…Dulzura…Entendimiento…Erotismo…Sentimientos…Rescate…
Dichosos condimentos para una única historia de amor, con dejos de tristeza, pero sin olvidos.
Excelente poema, Rosa. ANIMO !!! Cada día escribes mejor !!
Un gran cariño desde aquí, del otro lado del mar. Y un deseo genuino que tan bella historia llegue a buen puerto…
Gracias por deleitarnos con el fruto de tu pluma!

Teyalmendras dijo...

Un texto muy visual, me gustaron las sensaciones plasmadas en el.
Saludos ;)

angelcifu dijo...

Muy palpable el sentimiento
las palabras se hacen piel
y de ellas brota la luz..
Bello y lindo.

Salud)

Rosa dijo...

Gracias amigos por tan bellos comentarios! Me dan fuerzas y eso es algo maravilloso! Besos!

Anónimo dijo...

Estoy seguro que ese ángel con alas renovada y seguras no dejara de protegerte y sera tu guardián toda la vida...