martes, 26 de octubre de 2010

Reloj

UNO 

la aguja rueda entre  las sábanas
pupilas se abren perezosas
la piel metálica  en  lo métrico
fragmenta  miles  de alboradas
pasivo  e  inmóvil  persevera
en ese dígito geométrico


DOS    

querer viajar, mutar las horas
pensar en irse a otras cifras
sutil señal recta y ligera
de ser la suma de otro tiempo
pero se estira temblorosa
como mañana en primavera

TRES  

verte  soñar con ese instante
donde no pulses y concedas
 a ese  segundo conurbano
fugarse en alas de palomas.
Tan sólo un hilo que enflaquece
para errar y ser humano.

No hay comentarios: