lunes, 3 de mayo de 2010

Anuncio


Reclamo tus manos
porque ya no importan
la amargura, ni la embriaguez
ni la vela nostálgica
que en las sombras cobijara
mi sombra.

Reclamo con gritos
porque aún así, soy niña
a la que no le importa maldecir
o trocar vacíos
o ese tiempo impasible
que destila pesar.


Osadía del olvido
                            que vuela errático
                                                     y desprende aromas
                            que me traen
otra vez a tus manos…

No hay comentarios: