jueves, 30 de diciembre de 2010

Mensaje para los Amigos

Gracias a todos por los buenos deseos y saludos recibidos!
Y tengo esperanza en que este 2011 nos reúna en la Paz,
El Amor y la Justicia Social!!
Besos al alma y Felicidades!!!

jueves, 23 de diciembre de 2010

¡Felicidades Amigos Navegantes!!!

Y mi deseo para quienes me acompañan en esta travesía…

“¡Que la Navidad renazca en nuestros corazones haciéndolos brillar!”



                             ¡Muchas Felicidades!

domingo, 19 de diciembre de 2010

Navidad

Nodriza amable que acunas esperanzas

A la vera de este sofá que me abraza

Viendo centellear las luciérnagas

Imágenes niñas retornan

Dando el calor de las noches mansas

Acariciando el alma…

Donde un pequeño niño me amina a renacer

martes, 14 de diciembre de 2010

Olvidos

Tu verbo en participio
ha danzado agujas blandas.
Alas con esquirlas
trascienden la nieve en aerosol
inversa
a este holocausto climático
donde padezco esporas
y maldigo las hojas
de un libro repleto de horas
de insectos, de ácaros.

Rondar la quietud
                          sintiendo,
latir la miel
y ser despojo del mundo
de a poco
                      partiendo.

jueves, 9 de diciembre de 2010

Verde

Escapé de ese plagio
ataviado de opulencias
donde una paradójica aspa plástica
parte el aire en filamentos
que componen horas, días, años.


Escapé del cerco terrenal demolido
para llegar a Natura
perder los ojos en utopías
con ansias de redimir lo perdido
y una vez allí…


Me quedé sintiendo
ese mar de espigas, aún verdes,
que ondeaban la llanura.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Hombre Sentado

Techos muy altos sugieren pisos fríos
en un caserón antiguo de pueblo chico
las siestas a media luz y
un fuerte olor a madreselvas,
comida casera y paredes húmedas.

Sensación de estar transitando
un panteón en penumbras,
paso a paso el frío ingresa por los pies,
mezclado con esa rara contención
y la seguridad que dan los seres queridos.

Un silencio y un canto triste de pájaros
un hombre gris sentado debajo del parral

las manos apoyadas en su bastón
y el cuerpo y los ojos inclinados hacia adelante
mirando a lo lejos quien sabe qué cosa

tal vez, alguna figura
dibujada en una hoja de papel
que el viento sopla y aleja cada vez más.

                                                          Escultura de Ángel Gil Cuevas

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Pequeña Aldea

El tiempo
en su tibia brisa te descubría
entre el espeso maizal
y los linares azulinos.

Ranchos y manos laboriosas
desbordaban esperanzas,
los campos arados,
las mateadas…

Una guitarra
con croar de verdes fantasmas
anunciando la adversidad,
que transformada en guerra,
sorteó la trama del fin.

Y tus habitantes,
                             esclavos de viento,
debieron escapar en silencioso exilio.
Ahora yaces disimulada en montes,
                                      perdurando…

jueves, 25 de noviembre de 2010

Sueño

Descansaré, pues has venido a mi encuentro
a protegerme de mis congojas
a entibiar los retoños de mi melancolía.
Te entregaré mi magín
para que me guíes hacia dulces sueños
y perdiéndome en tu regazo
logre divagar en la mansitud de tu exilio.
Despiertas mis sentidos
que  laten al máximo cuando apareces
 y sintiendo despojarme  el cuerpo
me entrego a  tu mandato
para recobrar las fuerzas
que luego,  me permitirán vivir.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Lenta muerte

Mis poros se electrocutan
pensando en retro…

Cada célula se aglomera,
en temblor sucumbe
y la idea de tus ojos…

                  tus ojos dentro de mí

resucita una lenta muerte
que parte de mi pubis
y místicamente se instala en mi mente
.


martes, 9 de noviembre de 2010

Pedido

El sol ya da la espalda
al muro reciente de la tarde.
Bocados de milímetros,
descosida la orilla,
y una hoja
mezclada en tu pelo
desafina el ADN
entre los sauces.

Mi mano amaga llamados,
     mi voz se alarga

- Ven…
¡ayúdame a mirar
la plenitud del río!

lunes, 8 de noviembre de 2010

Urbe

Libar el dulce néctar
en un obsceno paisaje,
volar el lado izquierdo
de un sonido tortuoso
y soñar, con el olor contrario
al oscuro nauseabundo
que rodea la materia.
Pensar en ese olor
sin tener olfato
e intentar sucumbir
en los márgenes dilatados
de esas mesetas ausentes
mientras cruzo la ciudad en diagonal
y respiro las torpezas
incorporando, la media verdad que circunda
y me transformo en montaña
de basura.

martes, 26 de octubre de 2010

Reloj

UNO 

la aguja rueda entre  las sábanas
pupilas se abren perezosas
la piel metálica  en  lo métrico
fragmenta  miles  de alboradas
pasivo  e  inmóvil  persevera
en ese dígito geométrico


DOS    

querer viajar, mutar las horas
pensar en irse a otras cifras
sutil señal recta y ligera
de ser la suma de otro tiempo
pero se estira temblorosa
como mañana en primavera

TRES  

verte  soñar con ese instante
donde no pulses y concedas
 a ese  segundo conurbano
fugarse en alas de palomas.
Tan sólo un hilo que enflaquece
para errar y ser humano.

sábado, 23 de octubre de 2010

Hoy te acepto

Si en cada amanecer
siento tu presencia
y fuertemente me abrazas.
Si en las noches,
dando vueltas entre mis sábanas me acaricias...
Si en cada sonrisa te recuerdo,
si en cada sonrisa te evoco,
si a cada paso me envuelves
y si no estás, me siento extraña;
no sé por qué te maldigo,
no sé por qué no te acepto.
Si siempre estás a mi lado,
si siempre vigilas mis actos.
Hoy digo ¡Ya basta!
A todos los sueños
que rondan mi cabeza,
a las ideas locas
que surgen sin sentido,
a la inútil esperanza
que alimenta mis latidos.
Hoy puedo sentir
cómo entras en mi alma,
hoy pienso que eres
la única que me acompaña.
¡Hoy te acepto!
Soledad.

jueves, 23 de septiembre de 2010

Metáfora

 Como ese barco navega por el mar
 iluminado por los rayos
así, nuestro corazón atraviesa la vida
inquieto por el eco de nuestras palabras.
La brisa acaricia la nave
la trasporta
y se mecen...
acariciándose al compás del oleaje profundo.
Nadie sabe, hasta dónde llegará.
Nadie sabe, qué destino tendrá.
Sólo tú y yo, podemos entender
y disfrutamos al observar.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Pensándote

  Me despierto. Casi en un estado de somnolienta inconciencia mis ojos aún no logran despabilar la mañana. Siento en mi cuerpo vestigios de una noche, en que las horas deberían haber reparado el cansancio para emprender otra jornada, pero no fue así.
  Comienzo a pensar en los motivos que hacen mis noches sin descanso y de algún lugar remoto afloran recuerdos que creía olvidados.
  Antes soñaba, soñaba cosas inimaginables, sucesos que sólo pueden ocurrir en ese mundo de ilusiones;  y los vivía a pleno, con la seguridad y la magnificencia que sólo ellos dan.
  Soñaba elevarse mi cuerpo como si fuera una sutil hoja de papel y sintiéndome succionada por el espacio comenzaba un viaje, mientras podía divisarme sobrevolando la ciudad, esquivando cables de luz, árboles y edificios a gran velocidad,  la adrenalina corría por mis venas; luego llegaba  a un gran campo verde y allí mi vuelo se tornaba mucho más placentero y descansado, podía experimentar la brisa suave como caricia, oler los frutos del campo y la hierba, sentir dentro de mi corazón una paz inconmensurable.
  Caigo en la cuenta que no recuerdo haber soñado en los últimos años. Empiezo a pensar entonces,  que la relación con el cansancio puede darse por ese motivo.
  ¿Por qué se deja de soñar?
  No encuentro respuestas.
  ¿Por qué se pierde la capacidad de soñar despierto?
  No lo sé, pero qué lindo era cuando podía encontrar a flor de piel mis fantasías y mantenerme con ellas por momentos, tal vez escapando de algún viaje incómodo en algún apretado colectivo.
  Recuerdo entonces cuando la abuela me contaba esos cuentos que inventaba  o cuando aprendí a leer y comencé a descubrir el mundo subyacente que de un libro se desprende;  entiendo que la literatura tiene mucho que ver con los sueños. Si bien entretiene, también  motiva; despierta en el alma las emociones.
  Sin encontrar muchas respuestas, decido abandonar mis pensamientos y refugiarme en un libro. Desprendo al azar uno, de la amontonada hilera que duerme en un estante. Me ubico en un lugar cómodo y abro sus páginas.  Hay un señalador que se asoma entre las páginas, lo busco para ver qué es lo que indica. No puedo descubrir qué señala porque me quedo pasmada mirándolo, tiene la imagen de un ave que vuela alto en un cielo azul y una frase que dice: “Nunca dejes de soñar”.

sábado, 21 de agosto de 2010

Acerca/miento


quizás tu voz me traiga un soplo
y el verde extinguido prenda flores
quizás la lluvia me traiga tus manos
y esa luz, se torne olvido
                             de los mares
                             de los cielos
                             del reflejo ausente que en el agua duerme
minúsculo  astro  aparente
calcina  la musa lenta
                            y   siento   pájaros   en   los   dedos
                                     … melancolía en la piel.



quizás la mañana me traiga lunas
para recorrer la leyenda de estos pasos.
quizás,
             me traiga también jirones
que habré de usar en las márgenes
                          de este otoño
con la tinta
                          de cada huella inventada en el hierro
que cuelga de tu espalda
y marca el sonido del tiempo.


quizás tu ágil sonrisa retorne en la pausa
de una tarde inquieta y silenciada
y las crisálidas reanimen sus ojos
para honrar nuestros besos con sus mieles
                         mientras trepida en el campo
                         un traslúcido aroma de frutos mansos
                         y se pierden en la sombra vacía del naranjo
que peregrina alerta este cielo
y cuenta golondrinas en ramas sospechadas.
* 1er Premio en Poesía - Concurso: "El meridiano de la palabra" - SADE - Seccional Entre Ríos -
    Paraná - 2010.

miércoles, 11 de agosto de 2010

Nostalgia II


Llueve. El agua emana mágicamente simulando cascada, pero en vez de brotar desde el centro de la tierra, surge del infinito espacio. ¿Quién la enviará?
  El misticismo envuelve a la tarde y la nostalgia, espíritu incansable, se escabulle como vapor que penetra los poros y se torna actitud.
  La brisa envuelve las formas que encuentra a su paso y la sacude levemente, como para mantenerlas despiertas.
  El aire húmedo ingresa en forma lenta y prolongada provocando un suspiro. Habiendo declarado la vida en soledad, la mente busca anclajes para dibujar los recuerdos.
  Las huellas son necesarias para que se conozca por dónde hemos transitado, con qué sonidos nos hemos deleitado y hasta qué profundidades hemos llegado.
  El lento caminar produce cierto disfrute a cada paso. Sin volver la mirada puede saberse que en cada avanzar se marcó el camino. Volviendo la mirada, observamos que, como estela emanada de la fragante rosa, vamos despertando al mundo de las sensaciones.
  Las gotas cristalinas caen unas sobres otras. Algunas rebotan en las hojas y vuelven a partir en diferentes direcciones, pero luego tienden a juntarse nuevamente.
  El acto repetitivo incita a pensar: una gota junto a otra gota y otra más, se transforman en un hilo de agua, que se une a otros hilos formando un torrente, que junto a otros torrentes desembocan en el río, que junto a otros ríos van a volcarse al mar.
  Así duerme el genio, esperando la gota, que se una a otra gota y lo haga despertar.

martes, 27 de julio de 2010

Perpetuidad


                     Y ahí estás,
de estrellas, entreverada,
     rogándole a la noche
     que devele su secreto

y te vuelves aves que te cruzan
y te tornas dócil añoranza

entre los enigmas de este lapso
donde padecemos la manía
                                            de mirarte
la osadía de juzgarnos
                                ser parte de tu luz.

hipogrifos surcan el añil 
que se descuella en lo perpetuo

como si no supiéramos
     que ninguna vez concluimos
     que eternamente iniciamos

esta vida y muerte

que cíclicamente nos eleva los ojos.

sábado, 10 de julio de 2010

Luna de Verano


Luna de verano
belleza de  la noche
me estremezco al pensar
que conoces mis secretos,
sólo tú desnudas mi alma
sólo tú me inspiras y exaltas.
 
Cuando acudo a ti
en las penumbras de lo extraño
en lo confuso de lo etéreo,
sólo tú me consuelas
sólo tú me esclareces.
 
Cuando acudo a ti
en el dolor de lo imposible
en la soledad de mi alma,
sólo tú me contienes
sólo tú me acompañas.


martes, 6 de julio de 2010

Sin Semidioses

Harapos caen
y en penumbras
tus alturas dilapidan
                  uno a uno
                  mis Semidioses.
A cada paso un poco más lejana,
                                     desvarío.

Y soy mística.
Y soy

                señales que parten
                para soñar
                en la mudez insondable
               de este cuerpo
               que no duerme.

Sólo bebe néctares
en pétalos rústicos
              mientras recuerda
              tus marítimos ojos.

domingo, 6 de junio de 2010

La Casa


La casa de los abuelos paternos, una especie de magnífico edificio, no en el sentido materialista sino en la más estricta mirada sentimental.
Misiones 622, en esta bella ciudad, Paraná.
Dos paraísos bordeando la vereda de ingreso, una verja y tres o cuatro escalones que permitían el ingreso a la morada.
La puerta de ingreso siempre sin llaves, sin trabas que alejaran a quienes desearan acercarse.
En el fondo, el limonero, el malvón, la cola de zorro y el horno de barro
Los moradores, una típica familia de aquellos años...
Un hombre de porte delgado, escasos cabellos, la piel muy blanca y los ojos celestes y cristalinos como el agua fresca; una mujer de espaldas anchas, cabellos negros, ojos negros profundos y la mirada mas serena que recuerde
El abuelo y la abuela... que luego de una vida de esfuerzos habían conseguido ir levantando ladrillo a ladrillo aquel espacio donde habían criado sus cinco hijos y albergado a quien sabe cuántos inquilinos en sus habitaciones.
Ya no quedaban vestigios de aquel almacén al que acudía todo el barrio en procura de su pan casero con chicharrón; ni de la “Estanciera” que durmió en el mismo sitio luego que el almacén se transformó en garage.
Ahora los hijos varones casados y los nietos, venían de visita. Y las fiestas... momentos mágicos donde la gran familia se reunía en largas mesas con manteles floridos, repletos de limones a los que llenaban de escarbadientes  y simulaban erizos listos a devorar todo lo que allí se servía.
Todos hablaban a los gritos en esos espacios tan grandes y los primos que sólo nos reuníamos para esas ocasiones, jugábamos a las escondidas y ¡sí que había lugares para hacerlo!, o corríamos jugando a la cachada entre los adultos atropellándolos y ligando mas de un coscorrón o recorriendo todos los lugares de la casa pues todas las habitaciones tenían puertas que se comunicaban y todo se trasformaba en un gigantesco laberinto.
¿El lugar más preciado? Un extraño recoveco que se hallaba en un rincón del garage y se formaba por la parte inferior de una escalera. Allí todo era muy oscuro y tétrico, el abuelo guardaba sus herramientas y también sus salames, motivo por el cual no dejaba que nos acercáramos.
Mientras todo esto ocurría, la abuela con sus ágiles manos, preparaba sus empanadas y pastelones espolvoreados con azúcar, mientras el abuelo hacía su mejor carne al horno con batatas para agasajar a esta familia que ambos habían logrado.
Las mujeres preparaban las ensaladas y los hombres se reunían junto a la mesa a ejecutar el incansable repertorio de chistes que fiesta a fiesta, sin cambiar siquiera una palabra, repetían como loros. Claro, los chicos no entendíamos mucho de eso pero igualmente imitábamos la sonrisa de todos.
Las mesas vacías no daban a basto a la hora del almuerzo y la algarabía brotaba como emanación de aquel momento de encuentro. Y ni decir si algún vaso era derramado y la abuela con su mano empapaba las frentes de quienes tenía a su alcance diciendo “alegría, alegría” y la verdad, aunque era un momento muy ameno, a mí no me daba alegría si embriagaban mi flequillo con vino.
Las sobremesas eran interminables y los gurises nos íbamos con las tías que siempre nos cantaban con su guitarra o bien buscábamos algún lugar donde descansar la modorra que da la comida...
No sé bien si eran días enteros o sólo horas las que allí pasábamos, sólo recuerdo que eran momentos muy felices.
Y la vida..., que sigue..., que no espera...; la vida se fue llevando de a uno a los abuelos y la casa se fue quedando vacía, y todo lo que en ella había se fue apagando como la vida de estos hermosos viejos que la construyeron...
Los años pasaron, crecimos, ocupamos la mentes en otras cosas, nos llenamos de otras preocupaciones; y la casa..., la casa cambió de dueños y fue remodelada.
Aún hoy paso por el frente, la miro y aunque no es la misma fachada, casi puedo verme como rodeada de una nube, sentada en su portal jugando a la “payana”.
Cambió su color en las paredes del frente, sus puertas y ventanas, sus plantas del jardín. Tal vez adentro haya cambiado por completo...
Pero hay algo que nunca cambiará. No cambiarán las imágenes que llevo en mi recuerdo, ni el aroma que emanaba su cocina, ni los gritos de niños correteando, ni la sensación de frescura en las siestas de verano, ni la imagen del abuelo, tan elegante llevando a su dama en brazos al compás de un vals.
Y estoy completamente segura que cualquier espíritu sensible, que logre ingresar en ella, podrá sentir lo que emana de sus pareces y cimientos; podrá experimentar, aunque sea por un breve segundo, esa sensación de felicidad a la que hago referencia en estas pocas palabras.

martes, 25 de mayo de 2010

Déjame ser...

Déjame ser la luz
que ilumine tu andar
déjame ser el hombro
donde puedas llorar
                                 Déjame ser...
                             la mano que te acaricie
                           la suave piel que te cobije
                       la fuerza que empuja a tu alma
                            la calma que te serene
                           el fuergo que de calor
                          el agua que calme tu sed.
Déjame ser...
el sol que te hace despertar cada mañana
la esperanza que te mantiene en el camino
el sentido de tu vida
la senda de tu destino.
                                     Déjame ser...
                          el mar donde puedas navegar
                          el puerto donde puedas anclar
                 las estrellas que alumbran tus noches
                           la luna a la que puedas adorar
                           el aire que necesitas respirar
                          el alimento que te pueda saciar.
Déjame ser...
la huella que marcan tus pasos
las palabras que pregonan tus labios
el sudor que corre por tu cuerpo
los suspiros que irradia tu alma
la sonrisa que emiten tus ojos
el amor dentro de tu corazón.
                                                    Déjame ser todo
                      lo que te haga inmensamente feliz
                                                             y tú serás...
                                                  lo mismo para mí.

De  "Letras Vivas 2005"- Paraná, Diciembre de 2005-


domingo, 23 de mayo de 2010

Buscar luz


un sinfín de luces
me rondan
y encapsulada
caigo en tus manos


Decido con las mías
crear un poema
en tu piel
esperanzada
mientras parten las aves
en insondables viajes
buscan más luz
y tibios duraznos
de almíbares
sin siquiera abrir
una lata
ni salir de compras


sólo dejar
rodar
la
rueda
de una tonta ruleta clandestina
que transita por las noches


/como ésta/


donde pierdo tiempos
en cajones angustiados
los encuentro
los amaso, los desfiguro
y vuelven a rodar.


sábado, 22 de mayo de 2010

Intrigas


en qué lugar se rescatan
los tiempos
…………………………extraviados
quién da el vuelto (o la yapa)
        de eternas madrugadas
…………………………….delirantes

en un bolsillo una moneda
en otro, un ¡te amo!
y en el bolso sólo ausencias
en las manos, un abrigo.

¿permanencia u olvido?

dónde están los minutos
                                  que no están
dónde,
           la llovizna de esta tarde
 en que el gris remonta fuerte
                       ……….y las lágrimas……..
sólo agua
                       ………. Y tu voz …………….
sólo un eco
       - que se acerca y se aleja -
                                                 en mis oídos.

lunes, 3 de mayo de 2010

Anuncio


Reclamo tus manos
porque ya no importan
la amargura, ni la embriaguez
ni la vela nostálgica
que en las sombras cobijara
mi sombra.

Reclamo con gritos
porque aún así, soy niña
a la que no le importa maldecir
o trocar vacíos
o ese tiempo impasible
que destila pesar.


Osadía del olvido
                            que vuela errático
                                                     y desprende aromas
                            que me traen
otra vez a tus manos…